Peligros más comúnes

Origen Efectos Modo de evitarlo
Aceites, fenoles (aceite de coche, de calefacción) Contienen aditivos que resultan tóxicos para los perros, también son peligrosos por contacto. A menudo resulta inevitable, pues a algunos perros les gusta colarse debajo de los vehículos.
Agujas Muy peligrosas, incluso con un hilo; las pueden tragar. Tener mucho cuidado con los utensilios de la costura.
Anillas o ligas de goma, gomas de borrar Si las comen quedan restos en el estómago, que son indigeribles; las ligas se pueden atorar en la garganta. No dárselas para jugar ni dejarlas a su alcance.
Alambradas Las garras se quedan enganchadas, el animal tira y se hiere, frecuentemente pierden una uña o un dedo. Utilizar alambradas con puntas romas.
Armarios Los perros pueden quedar aprisionados detrás o debajo de los armarios y herirse al saltar. Los cachorros (de menos de doce semanas) deberán estar en un recinto que no tenga peligros, junto con su madre; después sólo sirve tener cuidado.
Automóviles Atropello o choque. Básicamente inevitable; cerrar el jardín, la educación y la castración pueden reducir el vagabundeo.
Balcón Peligro de caída. Asegurar el balcón (se pueden adquirir redes o colocar rejas)
Bolsas de plástico A los perros les gusta meterse dentro, pueden quedarse encerrados y asfixiarse, aunque podría también llegar a tragarlas y provocar asfixia u obstrucción intestinal. No dejar bolsas sueltas.
Cables eléctricos Morder el cable, descarga de corriente. Instalar los cables por dentro de las paredes o colocar canaletas de protección; no dejar cables sueltos, retirar los enchufes al salir de casa, lo mejor es vigilar siempre a los perros, sobre todo cuando son jóvenes.
Cigarrillos Quemaduras con la brasa o al ingerirlos, intoxicación por nicotina. Utilizar ceniceros que tengan tapadera. No dejar la cejetilla al alcance del perro.
Cintas o listones y adornos navideños Los reflejos brillantes les incitan a agarrarlas; pueden tragarlas y son indigeribles. No utilizar estas cintas. Procurar que los adornos no queden a su alcance.
Comida La comida demasiado fría o caliente causa trastornos intestinales, lo mismo que la comida en mal estado. Los huesos pueden atascarse en la garganta. No dar comida recién sacada del refrigerador, sino calentada a la temperatura del cuerpo; retirar los huesos.
Cristales rotos Cortes en pies y nariz Retirar inmediatamente los trozos antes de dejar que el perro camine libremente en esa área.
Detergentes, productos de limpieza, productos químicos. Envenenamiento, quemaduras por caída de productos o lamida. Guardar en un armario todos los productos caseros de limpieza.
Enchufes Al acercar la nariz al enchufe, pueden recibir una descarga. Utilizar enchufes de seguridad o tapas protectoras en los tomacorrientes.
Estufas de vapor Quemaduras, posibilidad de vuelco e incendio de la habitación. Es menos peligroso utilizar placas eléctricas.
Fuegos artificiales Pueden provocar un shock de pánico; sordera si un petardo estalla cerca, explosión en la boca si lo muerde. No organizar fuegos artificiales en el jardín. Si estos se celebran en las inmediaciones, cerrar bien las ventanas, no dejar al animal sólo, sino tranquilizarle.
Juguetes Los juguetes infantiles de plástico son atractivos para los perros, que los muerden y se los pueden tragar (indigeribles) Hacer que los niños los guarden.
Manteles Al tirar del mantel; pueden quemarse con sopa o café calientes. Los mantelitos pequeños no sobresalen de la mesa y no pueden jalarlos.
Otros perros Luchas por territorio, luchas entre machos, resultan orejas rotas y heridas serias. Inevitable en el caso de los perros sueltos, pero generalmente las heridas no son profundas, aunque sí requieren de cuidados especiales.
Parásitos Las pulgas, los ácaros, las garrapatas y los gusanos pueden transmitir enfermedades a los perros. Controle al animal con regularidad y siga escrupulosamente los consejos y plazos que le indique su médico veterinario.
Plancha Quemadura en la nariz al oler, arrastrar el cable y tirar la plancha. No dejarla sin vigilar.
Plantas Envenenamiento o heridas. Plantas que no deben tenerse en la casa o en el balcón: Cactos, jacintos, lirio de los valles, narciso, clavel, primavera.
Puertas Aplastamiento, escaparse, salir o quedar encerrados. Los accidentes o fugas sólo pueden evitarse con el máximo cuidado.
Raticida El perro puede comer de los sebos preparados para el ratón que se quiere eliminar Colocar los sebos en sitios inaccesibles para el perro.
Ventanas Escapar por una ventana abierta, caída desde gran altura Colocar una rejilla en la ventana.
Velas Volcar o tirar al suelo una vela encendida, riesgo de incendio en la habitación. Mejor no utilizar velas.